Thursday, January 10, 2013

0

No cruces la línea entre Sensualidad y Vulgaridad

Posted in

A menudo sucede que queremos captar miradas y ser el centro de atención en un evento u ocasión especial. Nos valemos de nuestra forma de vestir para no pasar desapercibidos y recibir uno que otro halago por lucir bien y destacar nuestra imagen frente a los demás.

Ciertas personas suelen utilizar diseños extravagantes, muchas hacen uso de colores llamativos, otras aprovechan su sensualidad y algunas muestran demasiado ciertos atributos físicos y lamentablemente caen en la vulgaridad. Definitivamente no pasarán desapercibidas... aunque no gratamente recordadas.


Es necesario cuidar tu imagen y aprender a crear un balance para no cometer errores en el vestir que resten elegancia a tu imagen y llevar un atuendo que en lugar de recibir halagos será causa de incomodidad.

No traspases la línea entre lo sensual y atractivo para caer en lo vulgar. Tanto hombres como mujeres debemos encontrar el equilibrio justo de las prendas que vestimos. Los hombres generalmente no recurrimos a mostrar tanto  áreas específicas del cuerpo como algunas mujeres. No obstante, con ciertos colores y combinaciones podríamos ser etiquetados como "mal vestido". 

Hemos escuchado la frase "De la moda lo que te acomoda". Pero no sólo es necesario estar cómodos, es muy importante lucir bien. 

La sensualidad es algo que viene de adentro hacia afuera y se muestra a través de la forma de hablar, caminar y comportarse, no está definida por la ropa. En otras palabras, no es necesario mostrar tanto para lucir sensual. Una mujer puede lucir atractiva aunque sus prendas estén cerradas de pie a cabeza. No es cuestión de mostrar, es cuestión de actitud. Un hombre por ejemplo, puede lucir atractivo teniendo el corte de cabello justo, utilizando prendas a la medida y colores que destaquen su tono de piel y masculinidad, no abriendo todos los botones de su camisa.

La vulgaridad entra cuando la sensualidad ha traspasado la línea y se convierte en sexualidad a través de la ropa que vestimos.  Es aceptable mostrar ciertos atributos físicos, lo importante será NO destacarlos todos al mismo tiempo. Es decir, ciertas zonas como el busto, las caderas, las piernas; entre otros, pueden lucirse uno a uno: si usas un escote profundo, cubre las caderas y las piernas. Si usas minifalda, no utilices escotes muy pronunciados ni tirantes. La clave está en EQUILIBRAR. Si algo se ve exagerado, ten por seguro que te etiquetarán en la lista de la vulgaridad. Pon especial atención a los detalles: una combinación muy cargada o prendas mal complementadas pueden también hacerte lucir poco elegante.

La exageración en actitud y en vestimenta provocará que des una imagen equivocada de tí misma. Cuida los detalles y trata de buscar bien los complementos de tus prendas. Llamarás mucho más la atención siendo elegante, sobria y vistiendo con buen gusto.

CUIDADO:

- No utilices demasiado perfume. Es mejor un aroma discreto que un olor que invada todo el ambiente o peor aún, causar alergia entre las personas que te rodean.

- Evita los tonos fosforescentes. Un atuendo en tonos destellantes no es agradable a la vista.

- Evita los maquillajes intensos durante el día y prefiere lucir más natural. Los hombres prefieren las mujeres que usan poco maquillaje.

- Utiliza calzado elegante y de buen gusto. Identifica bien los zapatos que estilizarán tus piernas y evita aquellos extravagantes con plataformas exageradas y tacón de aguja que además de restarte elegancia provocarán que no camines bien o que te causen el efecto de "disfrazada".

0 comentarios:

Compartir